A La Bestia


La semana pasada llegó una carta para mí. Una carta que entre que quería abrir y no. Una carta así bien peliculesca que enviaba la Universidad para mí. Una carta de esas en que le dicen a Una que ha sido aceptada en el Doctorado.

Envelope.jpg

Debo decir que me sentí tan tranquila en la entrevista y los rostros-comentarios del comité fueron tan entusiastas que una parte de mí, una chiquita al menos, sintió como si hubiera metido un gol en el mundial.

Sin embargo, cuando leí la noticia, cuando se la compartí al Barbudo me rompí un poco. Incluso ayer en la comida con la asociación de alumnos de este Doctorado y nos pusieron de pie a los nuevos estudiantes y descubrí que éramos si acaso unos seis gatos: se me hizo un nudo enorme en la garganta, dije, a la bestia unas tres mil veces.

a la bestia a la bestia