Feb: Featured Poem/Poema

by Martin Letona

                                                                              XVIII


Me como los dedos                             injertos

con los que lluevo letras y acentos                de labranza

                                                   para arar el camino

            

                                                             ¿Cuánto más he de surcar este cemento?

                                                                          ¿A qué hora he de florecer?


De la sonrisa eterna de la tierra        salvame

De la asquerosa mueca de nombre     salvador

huí

corré

olvidá

me digo.

No mires hacia atrás, ni te detengas para nada en el valle. Vete a las montañas, si quieres salvar tu vida, repito para mis adentros.


Y sin embargo, heme aquí pidiendo convertirme en estatua de sal.        

Mari GomezComment